sábado, 19 de julio de 2014

CHOCOLATE ANGEL FOOD CAKE

Aquí está, mi primer Angel Food Cake y como no podía ser de otra manera, es de chocolate. Con esta tarta celebramos el cumpleaños de mi cuñada y fue una de las primeras veces que no quedaron ni las miguitas para el día siguiente. La verdad es que una vez que lo pruebas, puedes entender que no sobre nada. Es ligero, esponjoso, súper sabroso y además tiene ese sabor intenso del chocolate. Vamos, es imposible resistirse a no comérselo.

Como es un bizcocho tan ligero, se puede acompañar con cualquier crema, trufa, nata, frutos del bosque, helado, salsa de chocolate, etc., o simplemente coméroslo sólo. Yo en esta ocasión opté por preparar un poco de lemond curd, trufa de chocolate negro y unas frambuesas…mmm deliciosooo!!!



INGREDIENTES (molde (1) Ø18cm) 

BIZCOCHO
9 claras de huevo L
1/4 cucharadita de sal
1 cucharadita de cremor tártaro (2)
200 g de azúcar blanquilla
2 cucharaditas de extracto de vainilla
75 g de harina tamizada
40 g de cacao sin azúcar tamizado (Cacao Valor)


PASOS
  1. Precalentar el horno a 170º.
  2. Tamizar juntos la harina y el cacao en polvo. Reservar.
  3. Batir las claras, a velocidad baja, junto con el cremor tártaro y la sal, durante un minuto hasta que el cremor tártaro se haya disuelto completamente.
  4. Aumentar progresivamente la velocidad de la batidora durante unos 3 minutos aprox., hasta que las claras de huevo se hayan montado y consigamos que se formen picos blandos.
  5. Sin dejar de batir, bajar la velocidad e ir incorporando el azúcar a cucharadas (2 cucharadas cada 15 segundos aprox.). El merengue que se habrá formado al batir las claras será ahora más brillante.
  6. En este punto, parar la batidora y comprobar que las claras estén firmes. Si no fuese este el caso, continuar batiendo el tiempo necesario hasta que estén firmes.
  7. Incorporar el extracto de vainilla y continuar batiendo a velocidad media durante 1 minuto.
  8. Bajar la velocidad. Añadir una cucharada de harina mezclada con el cacao y continuar batiendo hasta que no queden rastros de la harina con el cacao. Repetir con el resto de la harina hasta que la hayamos terminado. El merengue tendrá ahora un aspecto suave y esponjoso.
  9. Acabar de batir las claras con una espátula, con movimientos envolventes, con el fin de que quede un color chocolate uniforme y que no se vean vetas blancas del merengue.
  10. Llenar el molde con la masa y asegurarse de que ésta quede uniformemente repartida y llegue bien a la base, vigilando que no  queden bolsas de aire entre la masa y el molde.
  11. Hornear durante 40 minutos aprox., sin abrir la puerta del horno. Tocar delicadamente la parte superior del bizcocho, cuando ésta esté dorada, no parezca húmeda y esté firme, ya podemos insertar un palillo cerca del centro. Si sale seco, el bizcocho está listo. Si sale húmedo o con trozos de masa, hornear unos 5 minutos más y volver a comprobar. Repetir este proceso hasta que el bizcocho esté completamente hecho.
  12. Sacar del horno y dar la vuelta al molde. Dejar enfriar durante al menos 1 hora antes de intentar desmoldarlo (3). Transcurrido este tiempo, pasarle un cuchillo o una espátula fina por los lados y por el borde del tubo central, para despegar el bizcocho del molde. Aprovechando que estos moldes tienen la base desmontable, le daremos la vuelta al bizcocho sobre un plato.
  13. Por último, dejar enfriar unos 45 minutos más aprox. sobre una rejilla hasta que se enfríe completamente.


LEMOND CURD
215 g de azúcar normal
100 g de mantequilla
Ralladura de 1 limón
150 ml de zumo de limón
3 huevos L

PASOS
Aquí os dejo la receta con y sin Thermomix que en el blog de Julia & Julián “Postreadicción”, explican tan bien!

Con Thermomix:
Poner el azúcar en el vaso de la Thermomix y pulverizar a velocidad máx. 5 segundos, añadir la ralladura de limón y volver a pulverizar a velocidad máx. 20 segundos más, parar y añadir el zumo, la mantequilla y los huevos, batir unos segundos y programar 10 minutos, 80 ºC, velocidad 2.
Abrir la Thermomix, remover para comprobar la consistencia y programar 3 minutos más si vemos que todavía no está todo lo espeso que nos gustaría (teniendo en cuenta que cuando enfría gana espesor (4)).

Sin Thermomix:
Triturar el azúcar con la multipicadora, añadir la ralladura y pulverizar, pasarlo a un cuenco y añadir el zumo, la mantequilla y los huevos. Colocar el recipiente al baño maría a fuego muy suave. Remover hasta que la mantequilla se derrita y el azúcar se disuelva por completo y esté todo bien integrado, sin dejar que hierva hasta que esté todo lo espeso que nos gustaría (teniendo en cuenta que cuando enfría gana espesor (4)).

Para conservar:
Introducir en tarros herméticos (tipo el de las mermeladas) y poner boca abajo hasta que se enfríen, de esta forma hacen el vacío y aguantan en la nevera hasta 1 mes.


TRUFA
500 g de nata para montar (mín. 35% MG)
200 g de chocolate negro
50 g de azúcar

PASOS
Poner la nata en un cazo a fuego medio junto con el azúcar. Cuando empiece a calentarse, echar el chocolate a trozos y remover hasta que esté completamente derretido. Cuando la mezcla sea homogénea, retirarla del fuego y cambiarla a un bol grande. Dejar enfriar y refrigerar al menos durante 12 horas en la nevera. Pasado este tiempo, ya podemos montar la trufa con las varillas de la batidora eléctrica, hasta ver que aumenta de volumen y tiene una textura cremosa pero consistente.

NOTAS:
(1)  Es preferible que el molde sea de aluminio, del tipo Angel Food Cake, pues estos moldes ya están preparados para darle la vuelta al bizcocho, aguantándose mediante unas patitas que lleva incorporadas.

Si no disponéis de este tipo de moldes, podéis usar cualquier otro, mientras sea antiadherente y sobre todo teniendo en cuenta que el molde no deberá tener ni pizca de grasa (mantequilla, spray antiadherente, etc.). De esta manera la masa del bizcocho podrá engancharse bien a las paredes del molde y cuando le demos la vuelta para enfriarlo boca abajo, evitaremos que el bizcocho se desprenda del molde.

Si no diésemos la vuelta al bizcocho, lo que nos pasaría es que éste se hundiría, desinflándose. Por lo que es muy importante dejarlo enfriar boca abajo como hemos dicho antes, para que se endurezca conservando su altura al salir del horno.

Aquí os dejo un ejemplo de molde del tipo Angel Food Cake:


(2)  El cremor tártaro se utiliza principalmente para estabilizar las claras.

A veces puede resultar un poco difícil de encontrar cremor tártaro, por lo que una opción sencilla de obtenerlo sería utilizando los sobres de gasificante para repostería que venden en Mercadona. Estos sobres vienen por pares (blanco y lila). Un sobre es el gasificante (bicarbonato sódico en un sobre color lila) y el otro sobre es acidulante (ácido tartárico en un sobre de color blanco). Este último sería el que utilizaríamos.


(3)  Desmoldar pasada 1 hora, pero no más, de lo contrario se humedecería el bizcocho.

(4) Para que tengamos la consistencia adecuada, tendremos que hacer el lemond curd con 1 ó 2 días de antelación; si lo hacemos para usarlo al momento nos quedará con una consistencia algo más líquida y puede que no nos sirva.


Comentarios:
Este tipo de tarta es toda una revelación, es tan ligera que uno podría llegar a comerse media tarta sólo sin problemas. Bueno…igual aquí estoy mostrando mi lado más voraz, jejeje pero es que está sencillamente deliciosa. Y por último, como recomendación a la hora de cortarlo, hacedlo con un cuchillo de sierra.



Receta adaptada de: 
www.elrincondebea.com / postreadiccion.blogspot.com.es / www.lachicadelacasadecaramelo.com


4 comentarios:

  1. Tiene que estar delicioso, ya avisaras cuando hagas el siguiente.

    ResponderEliminar
  2. Claro que siii!!!!jejeje siempre hay un pastelito para ti ;)

    ResponderEliminar
  3. Nunca dejas de sorprendernos con tus pasteles, no sabria decir cual es el mejor , gracias por endulzarnos la vida, besos

    ResponderEliminar